Novedades

Cloud computing, subirse a la “nube” en 2019

Cloud computing, subirse a la “nube” en 2019

Cómo aprovechar las oportunidades que ofrecerá la nube en 2019, que será su gran año, según los expertos de Quint Wellington Redwood.

Las pymes serán especialmente beneficiadas por la accesibilidad que da la nube a infraestructuras y servicios

El mundo empresarial camina a paso firme por las nubes. Va introduciéndose de forma progresiva, pero firme, en las aplicaciones del cloud computing y, al mismo tiempo, va generando un nuevo entorno de trabajo más seguro, cómodo, práctico y productivo.

¿Qué tendrá 2019 de especial para la aplicación empresarial de la nube?

Se unen dos procesos. Por un lado, el avance natural en inversiones en servidores, mejora del conocimiento de los usuarios acerca de las posibilidades de esta tecnología, mejora de las conexiones a través de internet en vísperas de la llegada de la tecnología 5G, etc.

Pero quizá la característica más destacable, particularmente en el mundo empresarial, es el cambio de perfil de servicios que cobran relevancia en 2019. Según el informe de Quint Wellington Redwood (realizado en España), el 76% de los directivos consultados concede una gran relevancia a los servicios de inteligencia de negocio, frente al 37% del año anterior.

Nos encontramos, por tanto, en un cambio importante en la penetración de la nube. Al comienzo, pesaba mucho el correo, las aplicaciones de productividad e incluso los servicios relacionados con el ocio y la vida personal, como los relacionados con diferentes tipos de contenidos digitales.

Ahora, se va abriendo otra etapa en la que, además de todo eso y de muchas otras aplicaciones, la nube se convierte en el gran aliado para mejorar la toma de decisiones empresariales basándose en los datos.

Este fenómeno es muy importante para todo tipo de empresas, pero de forma muy especial para las pymes. No olvidemos que una importante fuente de dificultades que se han encontrado muchas de ellas ha sido la falta de un enfoque estratégico fundamentado en realidades objetivas.

¿Qué se le debe pedir a un servicio en la nube en 2019?

La calidad es cada vez más importante. Dado que la tendencia es que la nube penetre en aspectos cada vez más estratégicos, una mala elección puede ser peligrosa y mucho más teniendo en cuenta que no estamos solos y que, seguramente, algún competidor ocupe ese lugar.

Si no se concede la importancia que tiene la elección de proveedores de servicios en la nube, seguramente, mientras los competidores avanzan con mayor productividad y capacidad de llevar fluidamente muchas tareas a la vez y con una mejora en la toma de decisiones, la propia empresa se quede estancada. Los costos lo notarán y, seguramente, no se pueda ofrecer la calidad y precio que reclaman los clientes.

Pero el precio también es muy importante. Precisamente, una de las ventajas que debe tener la nube para los emprendedores es ofrecer acceso a servicios muy especializados a costos muy ajustados.

Por otro lado, debe ser una palanca de flexibilidad. No solamente el servicio debe serlo, sino que debe facilitar que la empresa lo sea cada vez más. En un mundo en el que los requerimientos son cambiantes no interesa un “corsé” que no se adapte en todo momento a las propias necesidades.

Por ejemplo, resulta muy importante que el proveedor preste toda clase de facilidades ante cualquier requerimiento, que dé un servicio completo, en el que no haya que preocuparse por nada.

La nube y los objetivos empresariales de 2019

La nube se adapta perfectamente a los objetivos de la empresa de hoy. Por ejemplo, facilita el crecimiento, ya que no se depende de una infraestructura propia que, en el corto plazo, no pueda cambiar. No hay que hacer grandes obras, ni planificar transformaciones importantes, ni realizar grandes desembolsos para afrontar el reto del mayor volumen.

Otro aspecto muy trascendente en un entorno cambiante es el incremento de la capacidad de respuesta. No solamente puede adaptarse más rápido, sino también más acertadamente. La nube provee servicios, como los de inteligencia empresarial, que hacen que las equivocaciones sean menores en cantidad.

La aplicación de la nube supone, también, un impulso al cambio cultural en la empresa. Provee herramientas para la colaboración, la conectividad, la creatividad y la innovación. Y, al mismo tiempo, favorece el avance de otras herramientas digitales.

Un ejemplo muy claro de cómo la nube cataliza el avance de otras tecnologías digitales es el relacionado con los datos. Por ejemplo, está permitiendo la generalización de la inteligencia empresarial. Igualmente, sin la nube sería impensable que las pymes pudiesen aspirar, ya no a tratar o servirse de ellos, sino a almacenar o disponer de una gran cantidad de datos propios y de terceros.

Lo mismo se podría decir de la tecnología 5G. Sin la nube, algunas de sus ventajas como, por ejemplo, la mayor velocidad en la transmisión de datos, sólo sería importante para las grandes organizaciones. Pero no para las pymes, ya que no podrían disponer de soluciones y servidores a la altura de lo que necesitan para obtener el máximo rendimiento.

Por otro lado, el trabajo en la nube puede ser una de las grandes transformaciones laborales, ya que permite que se desarrollen tareas junto a personas que pueden no coincidir ni en horario, ni en localización y ni siquiera es necesario que trabajen para el mismo departamento e, incluso, la misma empresa.

Y, además, los beneficios van a llegar hasta el cliente y no solamente en el aspecto digital. Por ejemplo, la atención física puede reclamar información o servicios que están en la nube y que hacen que se pueda ajustar permanentemente a las necesidades del cliente.

Está claro que 2019 va a ser el gran año de una tecnología, como la nube, y que va a ser protagonista de importantes transformaciones empresariales en los próximos años.

Fuente: sage.com/blog

Suscripción a Newsletter

Ingrese su mail y suscríbase al Adonix News

¿Necesita más información?
icon (+5411) 5277.9100
info@adonixargentina.com