Novedades

Motivar a los empleados al volver de las vacaciones

Motivar a los empleados al volver de las vacaciones

7 consejos para motivar a los empleados al volver de las vacaciones

1 de cada 3 trabajadores está sufriendo o sufrirá síndrome postvacacional

Es recomendable implementar medidas que hagan que la transición entre las vacaciones y el trabajo sea lo más llevadera posible.

Siempre toca volver a la oficina o al espacio de trabajo luego de las vacaciones, volver a madrugar, a tener un horario… Toca volver a la rutina. Esta vuelta puede ser algo traumática, ya que se debe recuperar un ritmo de trabajo intenso en poco tiempo, lo que puede generar estrés en el trabajador o el llamado “síndrome postvacacional”.

Cualquier persona que haya tenido a su cargo un equipo sabe que las primeras semanas de vuelta al trabajo pueden ser difíciles. Como jefe de equipo o personal no hay que desesperar. La clave está en ponerse los “lentes optimistas” y hacer que la vuelta al trabajo de los colaboradores cuente con estímulos positivos que hagan del periodo de adaptación postvacacional un proceso más corto.

¿Existe el síndrome postvacacional?

¿Existe o es una patología fantasma? Volver siendo un “hater” al trabajo después de un periodo vacacional largo no es algo extraño. Eso sí, el síndrome postvacacional no es una patología como tal, sino un “trastorno adaptativo”. Cuando lo sufrimos, tenemos una sensación parecida al estrés, generando falta de concentración, cansancio, nerviosismo, irritabilidad u otras sensaciones que dificultan responder al alto número de demandas que supone la vuelta a la rutina.

Si bien, aunque estos trastornos son transitorios, sus efectos pueden verse reflejados en el rendimiento general de la empresa o departamento en el que se instala. De ahí la importancia de motivar a los trabajadores tras volver de las vacaciones.

Pero, ¿cuánto de común es? Según un estudio realizado por Adecco, en España, se calcula que 1 de cada 3 trabajadores está sufriendo o sufrirá el síndrome postvacacional al reincorporarse al trabajo tras el verano. Del 66% restante, una parte importante padece o padecerá un cuadro de fatiga o estrés que estará directamente vinculado a la incorrecta adaptación al orden y la rutina.

¿Cuándo es más dura la vuelta a la rutina?

Hay ciertas características comunes entre aquellas personas a las que más les cuesta hacer frente a su vuelta al trabajo. Por ejemplo, aquellos trabajadores que tienen una menor tolerancia a la frustración y que son menos resilientes, son más susceptibles a no tolerar la vuelta al trabajo.

Igualmente, aquellos empleados que disfrutan de largos períodos vacacionales tienen más dificultades a volver a la rutina, ya que se han acostumbrado a ese descanso y, de repente, tienen que romper con él.

El entorno laboral también es decisivo para un buen regreso. Aquellos que regresan a un entorno difícil, donde tienen que lidiar con un jefe complicado, son más susceptibles. Lo mismo sucede en oficinas con un mal ambiente entre compañeros, o donde no se fomente la motivación.

El síndrome postvacacional se puede prevenir

La parte positiva de todo esto es que, en la mayoría de los casos, una correcta actuación previa y durante la vuelta al trabajo puede servir para evitar este síndrome. La clave radica en intentar que la transición entre las vacaciones y el trabajo sea lo más leve y llevadera posible.

¿Cómo? Hay muchas formas. Por ejemplo, el trabajo llama al trabajo. Normalmente, cuando más trabaja una persona, más ganas tiene de trabajar. Así lo mejor es que para empezar se asignen tareas fáciles de conseguir al personal para que empiecen a tomar el ritmo de trabajo y calentar motores.

El ambiente de trabajo es muy importante. Crear un clima cómodo, con buena temperatura, buen ambiente, hará que los empleados estén más a gusto y se refleje positivamente en su trabajo.

7 consejos

  1. Bienvenida al trabajo
    El primer día de la vuelta de las vacaciones, crea un momento cercano, como un almuerzo, para ponerse al día con anécdotas o situaciones de las propias vacaciones.
  2. Repasa los objetivos y tareas
    Durante los primeros dos días, convocá reuniones para repasar y organizar juntos la producción y fechas relevantes de la empresa.
  3. Realizá trabajos en equipo
    Realizá actividades de coaching para acercar a tus empleados y amenizar sus primeros días de actividad.
  4. Creá un ambiente de trabajo cómodo
    Si los empleados están a gusto, se reflejará en su trabajo.
  5. Pensá en un plan para reconocer logros
    Los empleados se sentirán valorados y se esforzarán por recibir esos premios a lo largo del año.
  6. Proponé retos
    Establecé pequeñas metas y objetivos que sean acompañados por recompensas, como días extra o regalos.
  7. Empleados felices, clientes felices
    El estado de ánimo se transmite y será reflejado por los empleados a los clientes, por lo tanto, cuidar de unos es hacerlo con los otros también.

Fuente: sage.com/es-es/blog

Suscripción a Newsletter

Ingrese su mail y suscríbase al Adonix News

¿Necesita más información?
icon (+5411) 5277.9100
info@adonixargentina.com